Emociones en el embarazo

Embarazo físico o emocional

En el embarazo sufrimos muchos cambios y hay personas que son más sensibles y otras menos. También se puede ver como que hay personas que se toman las cosas de una manera más positiva o más negativa. O que saben controlar sus sentimientos; y no lo digo como algo positivo, los sentimientos tienen que salir siempre fuera. Pero si estás cerca de una embarazada o eres tu misma la embarazada, te habrás dado cuenta de que las hormonas nos juegan malas pasadas y puedes reír, llorar y sentirte la más feliz del mundo en cuestión de minutos.

Una amiga que ya ha tenido a su pequeña me dijo una vez, estando yo de un par de meses y en pleno apogeo de náuseas y mareos, que hay dos tipos de embarazadas: las que tienen un embarazo físico y las que tienen un embarazo emocional. Yo debo ser un poco acaparadora, porque estoy teniendo embarazo físico y emocional. Estoy bien, no perfecta, pero sí suficientemente bien como para hacer mi día a día. Eso no quita que la ciática me duela cada día más, que encadene las infecciones de orina y que me tenga que sentar cada dos minutos porque me siento super gordi y no puedo caminar demasiado rápido. Ahí está la parte física.

Un embarazo emocional es aquel que pasa toda mujer que siente muchísimo (pero nunca es demasiado, no te preocupes). Es normal que al cambiar tu cuerpo, tus emociones también cambien. Pero la sociedad acepta mejor el cambio físico que el cambio emocional. Puedes quejarte, puedes engordar, puedes parecer un globo, pero, quitando los que critican por criticar, nadie te dirá que no es normal. Pero ojo si estás todo el día llorando o riendo cuando tu eras totalmente diferente; eso no es normal.

MOSTRAR LO QUE SIENTES EN EL EMBARAZO

No sé tu, pero a mi me cuesta mucho mostrar mis sentimientos e incluso me avergüenza llorar en público. Somos más de chillar, pelearnos o poner morros sin preocuparnos del que dirán, pero cuando son sentimientos profundos, nos sentimos avergonzados ¿que injusto, verdad? Porque son estos sentimientos, los de tristeza o felicidad, me da igual, los que más necesitan salir y compartirse.

Emociones en el embarazo

El otro día, por unos temas delicados que se estaban hablando en clase de yoga, rompí a llorar como una niña. No podía parar, simplemente lloraba sin consuelo. Igual estuve diez minutos que nadie sabía que hacer. Y mis compañeras son geniales, pero al no estar acostumbradas a estas situaciones, no se movieron de su sitio. Menos una, que rompió a llorar conmigo. Yo no sé que habría hecho, igual hubiese reaccionado de la misma manera o igual no. Pero una vez pasé el mal rato y salí de clase, estuve pensando y me di cuenta de lo poco empáticos que nos estamos volviendo. Y también me paré a pensar que mi cuerpo está cambiando, mi vida en general está cambiando, y yo no tenía porque ser la de siempre.

Me gustaría con estas palabras animar a todas las embarazadas a llorar si tienen que llorar, a reír si les apetece o a encerrarse en ellas mismas si es lo que necesitan. Somos libres de no saber muy bien como reaccionar porque, sobre todo las primerizas, es la primera vez que pasamos por esto. Y tenemos todo nuestro derecho a sentirnos como queramos y a mostrarlo.

¿Sientes que tu embarazo es más físico o emocional? ¿O eres una acaparadora como yo y tienes todos los síntomas? ¡Me encantaría saber como te sientes!

Los comentarios están cerrados.