¡Por fin! Mi embarazo a término

¡Hemos pasado las 36 semanas de embarazo y mi Manuel ya es un bebé a término! ¿Que significa esto? Que si decidiera nacer hoy, no habría problema. Es un bebé formado, maduro y que puede sobrevivir fuera del útero sin problemas. No sé porque (y creo que esto nos pasa a muchas primerizas) pensaba que se iba a adelantar, así que llegar a esta semana ha sido una tranquilidad. Y como estoy más relajada, he podido grabar un vídeo para explicártelo.

36 SEMANAS DE EMBARAZO ¿QUE ESTÁ PASANDO?

  • Como te explico en el vídeo, yo me estoy hinchando por momentos. Parecía a principios de semana que iba a mejor, pero que va, nada de eso. Parece que me deshinché para volver a hincharme con ganas. Labios, nariz, mofletes… Y por supuesto manos y pies. Una bolita soy.
  • Aunque me mandaron reposo, ya ha pasado una semanita, así que ahora salimos todos los días a caminar una hora. Me sienta genial que me de el aire un poquito y sentirme algo más activa.
  • Las hormonas están haciendo de las suyas; esta semana me dio por llorar, todo el día, por todo. Estoy feliz, mucho, y deseando que llegue Manuel, así que nada que ver con el embarazo. Pero bueno, yo ya era llorona de antes, así que tampoco es algo nuevo del todo.
  • El parto. Ya está a punto. Hoy cumplo 37 semanas, así que puede venir cuando quiera. No tengo dolores intensos ni contracciones, así que estoy siempre a la espera de decir ¡ahora! No tengo miedo ni el pánico que te explicaba en algunas semanas, pero sí inquietud. Sigo pensando que intentaré quedarme en casa hasta que no pueda más (y esta frase sí que me asusta… ¿que es hasta que no pueda más? ¿tanto duele?) porque le tengo pánico a los hospitales y allí será peor seguro.

36 semanas de embarazo

Y así ha ido mi semana 36 de embarazo. Feliz, inquieta, asustada, tranquila… En fin, ese burbujeo de emociones que tenemos todas las embarazadas. 

¿Tu semana que tal ha ido? ¿También sentías todas las emociones juntas? ¿Como te sentiste en tus últimas semanas?

Y si quieres saber que tal el resto de semanas de embarazo, aquí tienes mi resumen.

Ecografía del tercer trimestre

Bueno, pues ya tenemos la última ecografía del tercer trimestre hecha. De las pruebas que te hacen durante este tercer trimestre, esta era para mi muy importante. La verdad es que por una parte tenía muchas ganas, pero por otra me da pena (y un poco de miedo). Ya no voy a ver más a Manuel hasta que decida venir al mundo. Y pienso… ¿y si estás semanas algo va mal? ¿lo voy a saber? ¿cómo? Pero bueno, entiendo que son preguntas que todas las embarazadas nos hacemos. Tenemos que confiar en nuestro cuerpo, en que todo va a ir bien y que ya no son necesarias tantas pruebas, que ya está todo dicho y hecho. 

ecografía del tercer trimestre

 ¿Que miran en la ecografía del tercer trimestre?

  • Peso. Confirman el peso del bebé. En mi caso me han dicho 2.850 kg y aunque solo se diferencia 50 gramos de la anterior semana, ya me ha dicho el ginecólogo que como esto es 300 gramos arriba-abajo, puede ser que la semana pasada pesara menos y esta más. Pero ¡tampoco es tan grande!
  • Medida del fémur. Esta medida si la multiplicamos por siete da la medida del bebé. En mi caso 45 cm. No sé porque me parecía pequeño, pero el ginecólogo me ha confirmado que está todo bien.
  • Colocación del bebé. En mi caso ya lleva semanas colocado y ha tenido problemas para medir la cabecita, ya que está muy abajo. Esto es bueno para el parto, pero a mi me duele con cada movimiento.
  • Ubicación de la placenta. La verdad, no sé muy bien como funciona, pero sobre todo miran que no esté por delante del bebé, que no tenga problemas a la hora de salir. También el grado de vejez de la placenta; a medida que se acerca el parto, empieza a calcificarse y ya no funciona al 100% como siempre. Si no me equivoco, puede ir del grado 0 al 3 y en mi caso está en grado 2.
  • Cordón umbilical. Que no pueda impedir el parto natural (por ejemplo, porque esté rodeando el cuello del bebé) y funcione correctamente.
  • Otras cosillas. El corazón, movimientos, intentan verle la carita… Todas esas cosas que hacen que respiremos más tranquilas.

Así que ya estamos de ecografías. Como te decía al principio, me alegro de que esto esté llegando a su final, pero también me da pena. Al final ha sido una etapa diferente, bonita, algo difícil pero que me ha hecho conocerme mucho más y saber mis límites. ¿Ahora sabes que falta? ¡El parto!

¿Cómo te fue a ti la ecografía del tercer trimestre? ¿Te hicieron alguna prueba más que yo no explico? 

35 semanas de embarazo

Seguimos… ¡Una semana más!

¡Ya hemos pasado las 35 semanas de embarazo! Hoy hago 36, así que esto se va acercando a su final. En una semana ya seré una embarazada a término; es más, si Manuel decidiera nacer ahora, ya no habría muchos problemas ya que su corazoncito, pulmones… está todo casi listo y maduro. La semana pasada nació el bebé de una chica que conozco que estaba de las mismas semanas que yo (cumplíamos el mismo día) y a las 48 horas estaban las dos, madre e hija, en casa. Esto tranquiliza bastante. Cada parto es diferente, pero escuchar buenas noticias siempre sienta bien ¿verdad?

35 SEMANAS DE EMBARAZO ¿QUE ESTÁ PASANDO?

  • Este martes fui al ginecólogo y, efectivamente, el bebé sigue creciendo muchísimo. Ya pesaba 2.800 kg así que es un bebé grandote. Y ya se me está pasando el miedo a que nazca grandecito. ¿Que le voy a hacer? Que venga como tenga que venir. Y si ya viene criao’, pues eso que nos llevamos.
  • El mismo martes fui a la comadrona y me llevé bronca: llevo 16 kg. Me dijo que ya me había pasado, que debía comer menos, que no podía seguir así… En fin, normalmente le hago mucho caso pero… ¿conoces el refrán “pa’ lo que me queda en el convento…“? Pues eso, que no voy a hincharme a comer, pero si tengo un antojo o me apetece una magdalena, a estas alturas no me voy a negar. Tengo muy claro que una vez que nazca Manuel ya sí que sí me tendré que poner las pilas, así que voy a pasarme un poquito si lo necesito. Y espero que en la próxima visita no le de un patatús a la comadrona.
  • El jueves tuvimos un susto y nos pasamos algunas horas en urgencias. Me subió mucho la tensión, estaba muy hinchada… Y aunque odio ir a urgencias, ya no podía evitarlo. Me hicieron algunas pruebas, monitores… Y resulta que mi infección sigue estando presente, así que la infección provoca tensión alta, posibilidad de parto prematuro… Me mandaron antibiótico (mi querido Monurol) y reposo. 
  • Después del susto del jueves, me estoy tomando todo de otra manera. Ese día nos hinchamos Manu y yo a preparar el piso entero para la llegada del bebé y por la tarde me fui de compras con una amiga, así que es muy probable que por la noche la subida de tensión también viniese provocada por todo el cansancio acumulado. Así que relax, mucho sofá, mucha cama y delegando lo que pueda en Manu. Ahora estamos los dos en casa, así que me va perfecto.
  • Y como consecuencia de este relajamiento, los pies y manos parece que están menos hinchados (un alivio poder ponerme mis zapatillas de estar por casa y no las de Manu). Aunque la cara sigue algo hinchada, sobre todo los labios, que dicen que es un indicador de parto… Así que aquí estoy, con mis carnosos labios esperando la llegada de Manuel.

Y así ha ido mi semana. 35 semanas de embarazo ya… ¡que locura!

¿Cómo ha ido tu semana? ¿También tuviste en algún momento de tu embarazo que hacer reposo? ¿Se te hinchó la cara días antes de dar a luz? ¡Cuéntame!

Y si quieres saber que tal el resto de semanas de embarazo, aquí tienes mi resumen.

embarazo ecografías

¿Quien me acompaña a las ecografías?

Como te comenté ayer, hoy tengo comadrona y ginecólogo (que es quien me realiza las ecografías). Y aunque es la última y para mi una de las más especiales, me acompaña una muy buena amiga. También viene Manu, claro. El padre no se pierde ni una ecografía. 

Hasta ahora llevamos no se cuantas ecografías (por aquel problemilla que tuvimos hace ya tantos meses) y hay algunas en las que me han acompañado personas que quería que estuvieran ahí, aunque sé que hay otras que consideran que las ecografías es algo del padre y de la madre.

¿Quien me ha acompañado a las ecografías?

Me acuerdo de la vez que me llevé a mi prima porque está muy ilusionada con el embarazo y quería que viviese ese momento. Parece (igual me equivoco) que va a ser hija única como yo y me hacía casi más ilusión a mi que tuviese el recuerdo de su primo pequeño en la barrigota. Ese día nos tenían que decir si era niño o niña… pero el cabezón estaba todavía sentado, así que nos fuimos sin saberlo. 

En otra ocasión nos acompañaron las madres, tanto mi suegra como mi madre. Sabemos que hay que tener mucho cuidado con no darle más protagonismo a una que a otra, así que las dos a la vez. Y la verdad es que el enano es cuando mejor se portó, enseñándonos su carita casi al completo por primera vez. 

En mi primera visita por privado, me acompañó una amiga que había tenido a su hija con este médico, en plan “oye, es mi amiga, trátala igual de bien que a mi”. La verdad es que yo estaba un poco bastante miedica por lo que había pasado por la Seguridad Social, así que ya no sabía que esperar. Me costó un poco volver a confiar en un médico, la verdad.

Y ahora ya, hoy, la última, donde esta buena amiga me acompaña (y sé que lo está deseando) para conocer a su sobri postizo dentro de la barriga.

La verdad es que a mi me encanta poder compartir estos momentos con personas queridas y más cuando les hace tanta ilusión. Solo no me gustó en la primera, en la que mi madre nos hizo un poco la púa para aparecer por allí… Eso sí que no me gustó. Son nuestros momentos y queremos compartirlos… ¡pero cuando nosotros decidamos!

¿Tu con quien vas/ fuiste a las ecografías? ¿También crees que es un momento para compartir? ¿O prefieres que sea un momento muy íntimo? 

34 semanas de embarazo

Relax en el embarazo ¡Y que bien sienta!

Y aquí estamos. Con 34 semanas de embarazo y relajada no, relajadísima. La verdad es que, igual que la semana pasada estuve muy quejica, esta semana la he pasado muy bien, descansando y tomándome las cosas de otra manera. ¿El motivo? Por fin estoy de baja. O más bien, en el paro. Se me acabó el contrato y aunque el jefe me dijo de renovarme un mes más, yo ya no podía. Más que síntomas físicos era la necesidad de estar tranquila, de sentir que estaba disfrutando del embarazo. ¡Y vaya si lo estoy empezando a disfrutar!

Seguir leyendo “Relax en el embarazo ¡Y que bien sienta!”

33 semanas de embarazo

Empieza el dolor de pelvis

¿Me puedo quejar un poquito (más) en mis 33 semanas de embarazo? Si alguien me pregunta como ha sido esta semana solo tendría una palabra: cansada. Lo de no dormir por las noches me está pasando factura y poco a poco noto que me quedo sin fuerzas. Sé que es temporal, que igual esta noche duermo la mar de bien y ya está, pero aún así, hay días que no puedo más. Y acabo de fijarme que en la semana 32 también me quejaba del cansancio. Espero que pronto se pase y escriba un post sobre lo bien que estoy. 

Seguir leyendo “Empieza el dolor de pelvis”

Síndrome de las piernas inquietas en el embarazo

En estas últimas semanas de embarazo noto que, sobre todo por las noches, mis piernas no me funcionan como deberían. Me empieza a entrar un cosquilleo por los pies que me va subiendo para arriba y ya no puedo tenerlas quietas. No llegan a ser calambres, tampoco se me duermen, simplemente cada pocos segundos tengo que moverlas y esto impide que descanse.

Esto solo me pasa cuando estoy en el sofá. Es irme a la cama y el cosquilleo se me pasa. Normalmente me quedo dormida al momento, así que cuando tengo este síntoma es porque ya el cuerpo me pide descansar. Cosas del embarazo, supongo. 

síndrome piernas inquietas embarazo

He estado informándome y existe el síndrome de las piernas inquietas y suele suceder en el embarazo (aunque también en niños y en personas mayores) y ya en la recta final. He leído que puede ser desde genético hasta por una falta de hierro a causa del embarazo. 

¿QUE PUEDO HACER SI SUFRO EL SÍNDROME DE LAS PIERNAS INQUIETAS EN MI EMBARAZO?

  • Alimentarnos mejor, sobre todo aumentar la dosis de hierro por si es debido a esto. 
  • Reducir el estrés durante el día, para llegar a la noche descansadas.
  • Algunos ejercicios como la natación, el yoga, los estiramientos… hacen que la circulación sanguiena sea más activa y evitan este hormigueo.
  • Los baños calientes en el momento que sientes que las piernas se empiezan a cargar.
  • Siempre bajo consejo médico, recibir masajes en las piernas.

Como ya te he comentado, a mi me va muy bien acostarme en la cama y no estar sentada ni tumbada en el sofá. Me suele aparecer este hormigueo cuando el cuerpo está muy cansado y necesito relajarme. Alguna que otra vez Manu me ha masajeado las piernas y también me ha aliviado. Los baños calientes no los he probado (más que nada porque no tenemos bañera, vaya) pero sí que me he dado duchas y relaja bastante.

Espero que esto sea como la ciática y de repente un día se me vaya, pero imagino que no, ya que cada vez me pasa más frecuentemente. 

¿Tu has sentido este hormigueo alguna vez? ¿Conocías este síntoma? Si es así, ¿cómo haces para aliviarlo?

32 semanas de embarazo

Semanas cansadas en el embarazo

¡Llegamos a las 32 semanas de embarazo! Solo puedo empezar este post diciendo lo cansada que estoy en estas semanas de embarazo. Entre el trabajo, la casa y la tienda, hay días que siento que no puedo más. La barriga empieza a pesar (bastante) y la noto más bajita, así que cada vez más me cuesta moverme con desenvoltura. Cuando me levanto del sofá o de la cama soy como un pato, más que andar, me meneo de lado a lado hasta que voy cogiendo el equilibrio. 

Tengo que descansar más y esta semana lo voy a conseguir porque ¡dejo de ir a la oficina! No tengo tanta suerte de coger la baja, más bien me voy al paro, pero bueno, al menos estaré en casa, trabajando en la tienda cuando pueda y preparando todo lo que me falta (es decir, todo) para la llegada de Manuel. 

Seguir leyendo “Semanas cansadas en el embarazo”