33 semanas de embarazo

Empieza el dolor de pelvis

¿Me puedo quejar un poquito (más) en mis 33 semanas de embarazo? Si alguien me pregunta como ha sido esta semana solo tendría una palabra: cansada. Lo de no dormir por las noches me está pasando factura y poco a poco noto que me quedo sin fuerzas. Sé que es temporal, que igual esta noche duermo la mar de bien y ya está, pero aún así, hay días que no puedo más. Y acabo de fijarme que en la semana 32 también me quejaba del cansancio. Espero que pronto se pase y escriba un post sobre lo bien que estoy. 

Seguir leyendo “Empieza el dolor de pelvis”

Síndrome de las piernas inquietas en el embarazo

En estas últimas semanas de embarazo noto que, sobre todo por las noches, mis piernas no me funcionan como deberían. Me empieza a entrar un cosquilleo por los pies que me va subiendo para arriba y ya no puedo tenerlas quietas. No llegan a ser calambres, tampoco se me duermen, simplemente cada pocos segundos tengo que moverlas y esto impide que descanse.

Esto solo me pasa cuando estoy en el sofá. Es irme a la cama y el cosquilleo se me pasa. Normalmente me quedo dormida al momento, así que cuando tengo este síntoma es porque ya el cuerpo me pide descansar. Cosas del embarazo, supongo. 

síndrome piernas inquietas embarazo

He estado informándome y existe el síndrome de las piernas inquietas y suele suceder en el embarazo (aunque también en niños y en personas mayores) y ya en la recta final. He leído que puede ser desde genético hasta por una falta de hierro a causa del embarazo. 

¿QUE PUEDO HACER SI SUFRO EL SÍNDROME DE LAS PIERNAS INQUIETAS EN MI EMBARAZO?

  • Alimentarnos mejor, sobre todo aumentar la dosis de hierro por si es debido a esto. 
  • Reducir el estrés durante el día, para llegar a la noche descansadas.
  • Algunos ejercicios como la natación, el yoga, los estiramientos… hacen que la circulación sanguiena sea más activa y evitan este hormigueo.
  • Los baños calientes en el momento que sientes que las piernas se empiezan a cargar.
  • Siempre bajo consejo médico, recibir masajes en las piernas.

Como ya te he comentado, a mi me va muy bien acostarme en la cama y no estar sentada ni tumbada en el sofá. Me suele aparecer este hormigueo cuando el cuerpo está muy cansado y necesito relajarme. Alguna que otra vez Manu me ha masajeado las piernas y también me ha aliviado. Los baños calientes no los he probado (más que nada porque no tenemos bañera, vaya) pero sí que me he dado duchas y relaja bastante.

Espero que esto sea como la ciática y de repente un día se me vaya, pero imagino que no, ya que cada vez me pasa más frecuentemente. 

¿Tu has sentido este hormigueo alguna vez? ¿Conocías este síntoma? Si es así, ¿cómo haces para aliviarlo?

32 semanas de embarazo

Semanas cansadas en el embarazo

¡Llegamos a las 32 semanas de embarazo! Solo puedo empezar este post diciendo lo cansada que estoy en estas semanas de embarazo. Entre el trabajo, la casa y la tienda, hay días que siento que no puedo más. La barriga empieza a pesar (bastante) y la noto más bajita, así que cada vez más me cuesta moverme con desenvoltura. Cuando me levanto del sofá o de la cama soy como un pato, más que andar, me meneo de lado a lado hasta que voy cogiendo el equilibrio. 

Tengo que descansar más y esta semana lo voy a conseguir porque ¡dejo de ir a la oficina! No tengo tanta suerte de coger la baja, más bien me voy al paro, pero bueno, al menos estaré en casa, trabajando en la tienda cuando pueda y preparando todo lo que me falta (es decir, todo) para la llegada de Manuel. 

Seguir leyendo “Semanas cansadas en el embarazo”

lactancia - Dudas -

La lactancia y las dudas que me surgen

Como sabrás si me has estado leyendo últimamente, tengo pensado darle el pecho a Manuel y esto me genera muchas dudas. La lactancia no tiene porque ser difícil (eso dicen) pero aún así no la veo fácil. En primer lugar, y si no me equivoco, se tiene que dar un parto natural, a poder ser sin epidural, para que la leche suba de la forma más rápida posible y el pequeño pueda engancharse bien. También es posible con cesárea y utilizando anestesia, claro, pero, si no tengo mal entendido, cuesta más que te suba la leche. 

En el blog hemos hablado con Mixka sobre lactancia materna y con Sonia sobre lactancia prolongada y la verdad es que ambas entrevistas me han hecho pensar mucho y aprender de ellas. Pero aún así, me surgen dudas que pueden que sean muy tontunas, pero son las mías.

Estoy leyendo sobre que es mejor no darle biberón al bebé en ningún momento para que luego sea más fácil que se enganche al pecho, que la calidad de la leche no depende del tamaño de los pechos (obvio, me parece a mi) y que cuanto más natural sea el parto, más fácil es la subida de la leche. Incluso me he informado sobre como es posible no dar pecho, ya que nunca se sabe que puede pasar y quiero tener toda la información posible.

MIS DUDAS SOBRE LA LACTANCIA

  • ¿Se puede comer de todo dando el pecho o es como en el embarazo que muchas cosas están prohibidas?
  • Sacaleches ¿sí o no? Y en que caso sería conveniente.
  • Duda más práctica ¿cómo seguir dando el pecho si empiezo a trabajar? 
  • Referente a la duda anterior, si me saco la leche para dársela en biberón ¿no se acostumbrará al biberón y luego no querrá más pecho?
  • ¿Leche a demanda hasta cuando? ¿Hasta que finalice la baja por maternidad o antes? ¿O más tiempo si nos lo podemos permitir?

Sé lo que me vas a decir, sobre todo con las preguntas prácticas. Esto solo se puede saber con el tiempo, con la experiencia y viendo como evoluciona el pequeño. Que igual llega el día y ni siquiera quiere pecho y se acabaron mis dudas. Pero yo, que soy un poquito demasiado organizada, necesito saber que hacer, como hacerlo y cuando. 

¿Cómo te planteaste tu el tema de la lactancia durante tu embarazo? ¿Tenías claro que querías darle el pecho? ¿Salió todo como tenías planeado?

Quién quiero que esté en mi parto

Decisiones difíciles entorno al parto

Cuando me quedé embarazada me pensaba que todo era alegría y color y que feliz vamos a ser todos. Y no. Sobre todo en lo que se refiere al parto. Hay decisiones que, sin incumbir a otras personas, parece que se deben tomar en reunión y tener en cuenta todas las opiniones. Y yo, que como dice mi madre soy muy rara, he decidido que esto no va a ser así.

Hasta llegar a este momento he pasado por otros no tan claros. Cuando (casi) todo el mundo te dice que lo que vas a hacer no está bien, que eres egoísta, que eres rara, que nadie lo hace así… pues piensas que igual estás equivocada. O equivocados, más bien, porque esta ha sido una decisión tomada en pareja y sin discusión. Los dos, tanto Manu como yo, teníamos claro que en nuestro parto no queríamos a nadie. Es un momento único, en el que vamos a tener nuestro primer hijo y donde no sabemos como nos vamos a comportar, si necesitaré gritar o mucho silencio, así que como va a ser nuestra primera vez, queremos que sea nuestra.

ES NUESTRO PARTO, SON NUESTRAS DECISIONES

Y digo nuestro porque aunque sea yo la que de a luz, tengo la suerte de que Manu se está involucrando mucho. Vamos juntos a todas las ecografías, a la comadrona… Y aunque hay algún día que no ha podido venir por trabajo, sé que no le ha gustado. Aunque yo lo lleve dentro, tengo claro que es nuestro y las decisiones, aún embarazada, son de los dos.

Cuando empezamos a hablar del parto, los dos dimos por hecho que ese momento debería ser nuestro. Tanto en el parto como en las horas posteriores. La verdad es que estoy deseando estar los tres, nuestros primeros momentos. Si todo va bien, seré yo la que tenga el primer contacto piel con piel, pero me gustaría que una vez llegados a la habitación, Manu también conociera al pequeño. Y que se (nos) conocieran solos, sin tener que poner buena cara, sin compartir ese momento. Seré egoísta pero queremos que sea así, y así va a ser.

¿Cómo viviste tu parto? ¿También quisisteis estar solos o preferisteis compartir el momento? ¿Se respetó vuestra decisión?