colecho

Mi experiencia con el colecho I

El colecho era una buena opción en la teoría pero difícil de aplicar en la práctica. Hace más de un mes que Manuel llegó a casa y la hora de dormir sigue siendo un poco pesadilla. Sé que tengo mucha suerte porque dormimos algunas horas seguidas (el mejor día, 6 horas) pero también es verdad que cuando llegan las diez de la noche me entra un poco de nerviosismo pensando en si esta noche será buena o regular. O directamente mala. 

COMO ME IMAGINABA EL COLECHO Y COMO ES

Para mi el colecho se presentaba de forma muy sencilla; yo tenía mi cuna Next 2 me de Chicco y me imaginaba a mi bebé en la cuna, durmiendo plácidamente y yo mirándolo desde mi cama, con Manu durmiendo a mi lado y un halo de felicidad nos rodeaba a los tres. Pues no. Normalmente la situación es la siguiente: consigo dormir al pequeño a eso de las doce en nuestra cama, justo en medio, yo en un ladito para no chafarle y con la teti preparada para cuando empiece a pedir no tener que quitarme pijama y Manu muchas noches en el sofá. A eso de las cinco de la mañana, pido a Manu que venga a la cama, le doy una mini-toma al peque y ya lo intento meter en la cuna. Pero no duerme plácidamente, más bien se está quejando todo el rato. Y yo preocupada por si llora, por si se destapa o por si se pega al lateral de la cuna (que es lo que hace últimamente).

Hasta ahora esta está siendo mi experiencia con el colecho, pero no dudo que más adelante mejorará y nos acostumbraremos (los tres) a la nueva situación. Estoy deseando que Manuel tenga algunos meses más para poder estar con nosotros en la cama tranquilamente y sin temor a chafarlo. Y aquí vienen las críticas de todo mi alrededor: no lo metas en la cama, se va a acostumbrar, a ver si va a pasar algo, eso no es sano… Y me entran ganas de preguntar al aire si antes cada familia podía permitirse una habitación por hijo, porque yo creo que el colecho (sin este mismo nombre) se ha practicado toda la vida y es ahora cuando andamos con más prejuicios.

Y tu ¿prácticas colecho? ¿Te parece seguro o prefieres que el bebé duerma en su propia habitación? Si te gusta el colecho ¿también recibes críticas?

18 comentarios en “Mi experiencia con el colecho I

  1. Buenos días Arantxa!! Nuestro caso con el colecho, se parece bastante, ya que mi niño desde que llegamos a casa del hospital no ha querido dormir en su cuna, la tengo de adorno al lado de mi cama y duerme con nosotros, ojalá haga un cambio y pueda dormir en su cuna y dejarme dormir más de 2 horas..pues mi sueño se basa en despertar cada dos horas a darle teta a mi peque.
    En fin yo los comentarios los ignoro, mi niña durmió en nuestro cuarto hasta los 3 años, eso si ella si piso su cuna ;)

    1. Buenos días Erika! La verdad es que yo tengo suerte y Manuel aguanta una media de cinco horas por la noche, por lo que mi descanso de la teti se agradece. Pero al estar en la misma cama estoy preocupada de chafarle o hacerle daño. Supongo que cuando sea más grande será más fácil este tema…

  2. Una cosa cosa rápida! A mi también me daba miedo lo de que se pegara al lateral de la cuna y resulta que lo hacen voluntariamente. A ellos les gusta sentir los límites ya que les da cierto “vértigo” estirar los brazos y no encontrar nada ya que han estadobmuy estrujaditos toda su vida.
    Después de que me dijera esto la matrona yo misma empecé a ponerle cuando lo acostaba pegadito a una de las paredes de la cuna y se dormía muchísimo más rápido y mejor.
    ¡Por si te sirve!

    1. ¡Muchas gracias por contarme tu experiencia! La verdad es que yo antes le pegaba la espalda, pero el tío quiere sentir la cara enganchadita a la cuna. También le pasa cuando duerme conmigo, que pega su cara a mi. En fin, cositas de los peques que nos ponen nerviosas jeje ¡Un abrazo!

  3. Yo tenía claro que no quería practicar colecho, pero cuando llegó la Cuqui, tras dormir una media de tres horas diarias (y no seguidas) durante las primeras dos semanas, la metimos en nuestra cama y oye, mano de santo. No es que comenzase a dormir 8 horas seguidas, continuaba despertándose cada 2-3 horas, pero le enchufaba la teta y nos quedábamos dormidas juntas. La poníamos entre los dos y como marido tenía muchísimo miedo a chafarla o darle un golpe sin querer, utilizábamos el cogín de lactancia como barrera entre él y la peque. En mi caso, creo que las madres tenemos un sexto sentido cuando dormimos con nuestros hijos, porque recuerdo que me pasaba la noche sin mover un solo músculo. El problema era que de dormir tan “rígida” me levantaba con bastante dolor de espalda, pero bueno, en ese momento lo que necesitaba era dormir y eso lo conseguimos!! Ánimo y por supuesto haz lo que creas conveniente, cada familia es un mundo y lo que vale para una no tiene por qué valer para otra. Un abrazo!!

    1. Yo pongo a Manuel en mi lado porque de Manu no me fío mucho (ahora que no me lee) aunque estoy segura de que no lo chafaría, prefiero no arriesgarme jeje ¿Que a mi también me puede pasar? Por supuesto, pero estoy siempre medio despierta por el tema teti, así que sería más complicado. Igual empiezo a poner algo entre el peque y yo para dormir más segura. ¡Un abrazo!

  4. Pues yo con mi peque, como siempre quería dormir con nosotros y yo no descansaba por miedo a chafarla y todo eso… lo que hacía es envolverla con un fular con mi colonia y cuando se dormía la metía en su cama y así toda la noche!!! Era genial como la engañaba jijijijiij ;))))

    1. Ostras, que buena idea. Aunque cada niño es único e igual el mío no se lo traga… También podría echar unas gotitas de mi colonia en su cuna para que huela a mi… ¡Todo será probar! ¡Un abrazo!

  5. Bueno yo llegaba muy cansada de mi trabajo y estar a cada hora levantándome para ir al cuarto etc. Me dejaba muy agotada. Por ello, tome la decisión que durmiera con nosotros y descansamos más jajaja. Saludos. Posdata la cuna solo me ha servido para guardar juguetes.

    1. Es verdad que en esos días que estás muy cansada ni te planteas que duerma en la cuna, directamente a la cama y a descansar. ¡Un abrazo!

  6. hola guapi!!
    Pues creo que ya lo sabes, pero te explico. Nosotros practicamos colecho. La peque durmió en la mini cuna, igual que la de Manuel, hasta los 6 meses y a partir de entonces con nosotros. Eso no quita que en algunos momentos yo me quedara durmiendo con ella encima enganchada a la teta o que su padre por miedo a chafarla terminara alguna noche durmiendo en el sofá. Pero, poco a poco nos hemos ido haciendo a esta situación y es que creo que todas las opciones son válidas, simplemente debes buscar la que más se adecue a vuestra vida diaria. A mi el colecho me ha salvado de tener que levantarme en plena noche, ir hasta la habitación de la peque y desvelarme para dar el pecho, sin poder descansar correctamente y poder estar al 90% en el curro al día siguiente.
    He escrito un par de post, uno de ellos hablando de nuestro colecho y hay una cosa en la que es igual

    1. Patri, ya sabes que tanto la lactancia como el colecho que me has explicado es un ideal para mi, así que voy a seguir tus consejos jeje. Creo que cuando Manuel sea más grande, será más fácil para mi el colecho. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *