embarazo ecografías

¿Quien me acompaña a las ecografías?

Como te comenté ayer, hoy tengo comadrona y ginecólogo (que es quien me realiza las ecografías). Y aunque es la última y para mi una de las más especiales, me acompaña una muy buena amiga. También viene Manu, claro. El padre no se pierde ni una ecografía. 

Hasta ahora llevamos no se cuantas ecografías (por aquel problemilla que tuvimos hace ya tantos meses) y hay algunas en las que me han acompañado personas que quería que estuvieran ahí, aunque sé que hay otras que consideran que las ecografías es algo del padre y de la madre.

¿Quien me ha acompañado a las ecografías?

Me acuerdo de la vez que me llevé a mi prima porque está muy ilusionada con el embarazo y quería que viviese ese momento. Parece (igual me equivoco) que va a ser hija única como yo y me hacía casi más ilusión a mi que tuviese el recuerdo de su primo pequeño en la barrigota. Ese día nos tenían que decir si era niño o niña… pero el cabezón estaba todavía sentado, así que nos fuimos sin saberlo. 

En otra ocasión nos acompañaron las madres, tanto mi suegra como mi madre. Sabemos que hay que tener mucho cuidado con no darle más protagonismo a una que a otra, así que las dos a la vez. Y la verdad es que el enano es cuando mejor se portó, enseñándonos su carita casi al completo por primera vez. 

En mi primera visita por privado, me acompañó una amiga que había tenido a su hija con este médico, en plan “oye, es mi amiga, trátala igual de bien que a mi”. La verdad es que yo estaba un poco bastante miedica por lo que había pasado por la Seguridad Social, así que ya no sabía que esperar. Me costó un poco volver a confiar en un médico, la verdad.

Y ahora ya, hoy, la última, donde esta buena amiga me acompaña (y sé que lo está deseando) para conocer a su sobri postizo dentro de la barriga.

La verdad es que a mi me encanta poder compartir estos momentos con personas queridas y más cuando les hace tanta ilusión. Solo no me gustó en la primera, en la que mi madre nos hizo un poco la púa para aparecer por allí… Eso sí que no me gustó. Son nuestros momentos y queremos compartirlos… ¡pero cuando nosotros decidamos!

¿Tu con quien vas/ fuiste a las ecografías? ¿También crees que es un momento para compartir? ¿O prefieres que sea un momento muy íntimo? 

8 comentarios en “¿Quien me acompaña a las ecografías?

  1. Aixxx que emoción!!!! Yo en mis ecos, siempre ha venido mi pareja, menos en la última de la semana pasada que vino mi madre porque mi pareja no pudo y en la eco 4d que llevamos a la hermanita para que lo viera!!!

  2. La última ya!! Esto se acaba…o mejor dicho comienza! Yo fui a todas con mi marido. Y a la que hicimos 4D a las 28 semanas vino también mi madre. Qué momentos más preciosos…aunque siempre decimos que la eco que recordamos con más emoción y de hecho la única en la que se nos escaparon las lágrimas fue en la primera a las 8 semanas, cuando vimos a nuestro “osito de gominola”.

    1. ¡Y tienes toda la razón! Hoy lo miraba con orgullo, diciendo ese ratoncito es mío (nuestro). Pero la primera vez… no te lo crees, es tan raro, tan pequeño, tan… ¡Un abrazo!

  3. A mi a las primeras me acompañaba o el Mozo o mi madre. A día de hoy llevo tantas ecos que me las como yo sola, jajaja. Ni la abuela quiere venir a ver otra vez imágenes de riñones y cabezas contra el ombligo xD.

    1. Jajaja, que exagerada. A mi hoy me han dicho que mañana es la última (la del tercer trimestre) y ya tengo penita de no ver a mi peque hasta que nazca. ¡Dios, esto ya está aquí! ¡Un abrazo!

  4. A mi me ha acompañado mi marido, a las 14 que tuve!, a algunas no pudo entrar porque era en urgencias con sangrados y demás. Ni mi suegra ni mi madre sienten mucha curiosidad así que me da un poco de pena no haber podido compartir la felicidad del momento con ellas, qué bonito compartir esos instantes, ya no tienes ninguna mas, la próxima vez que veas la carita de tu niño va a ser en tus brazos, yo aún en la última eco seguía casi sin creerme que aquello me estuviera pasando a mí.

    1. Tienes razón, en urgencias no dejan pasar al acompañante. Me acuerdo que dentro de allí estaba pensando… pobrecito, yo estoy mal pero él ahí fuera, peor. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *