el tema de la semana

El tema de la semana: Me gustaría cambiar. Una mirada al interior de la (m)paternidad

Me gustaría ser más paciente, tener claro que las horas ahora mismo son infinitas, que puedo disfrutar sin fin de mi pequeño.

Me gustaría tener más confianza en mi, tener la certeza de que lo estoy haciendo bien.

Me gustaría dejar de sentirme mal por mis errores cometidos como madre primeriza. Se aprende poco a poco y con el día a día. 

Seguir leyendo “El tema de la semana: Me gustaría cambiar. Una mirada al interior de la (m)paternidad”

1 año como bloguera

1 año de bloguera

Hoy hace un año que empecé este blog. Un año ya. Ha pasado muy rápido. Demasiado. Parece que ayer escribía este post de bienvenida y hoy, 365 días después, escribo rápidamente este antes de que Manuel se despierte de su sueño y tenga que dejar de lado la inspiración.

Durante este año he hablado mucho sobre embarazo, sobre mi pequeño Manuel y de la maternidad en general. He tenido momentos de bajón donde quería dejarlo todo y momentos donde solo he querido escribir sobre todo lo que me estaba pasando. 

Seguir leyendo “1 año de bloguera”

La decisión es mía

Anna, dejame criar a mi hijo como yo quiera

Se dice que en un blog no se puede hablar ni de religión ni de política. Y no voy a hablar de política porque ni yo misma sé muy bien como funciona el mundo, pero sí sobre un titular que ha dado Anna Gabriel (me da igual del partido político que sea) que ha dicho exactamente que le satisfaría la idea de “formar parte de un grupo de personas que decidiesen tener hijos e hijas en común, en colectivo.

Por lo poco que sé de esta señora, no tiene hijos. Esto se asemeja al hombre que dice que el parto no duele tanto, que es peor un dolor de muelas (esto es verídico, que me ha pasado). Por mucha educadora social que sea la señora, profesora y estudios que tenga, no sabes exactamente que vas a sentir hasta que tienes un hijo. Yo también era diferente antes de ser madre y ahora me doy cuenta de que defiendo a mi niño ante todo. Y sí, es mío. Mío y de mi pareja. Y punto.

Seguir leyendo “Anna, dejame criar a mi hijo como yo quiera”