Sangrar en el segundo trimestre de embarazo

Sangrar en el segundo trimestre de embarazo

Sangrar en el segundo trimestre… en el segundo, en el primero o en la última semana de embarazo, es motivo de preocupación. Hace unos días me vi en urgencias en dos ocasiones por un leve sangrado (aunque para mi fue muchísimo, está claro) y he estado leyendo porque sucede esto.


Te pido disculpas porque hay un error en el audio y en algún momento se escucha regular. ¡Pero la imagen ya se ve mejor! Poco a poco…

SANGRAR EN EL SEGUNDO TRIMESTRE DE EMBARAZO ¿PORQUE?

  • Placenta o parto prematuro. Sangrar en el segundo trimestre puede ser debido a un desprendimiento de la placenta o parto prematuro (desde la semana 20 a la 37 de embarazo).
  • Examen interno. Si te han hecho un examen hace poco, por la misma manipulación puedes tener un leve sangrado.
  • Sexo. En estos momentos estamos más sensibles que nunca, así que es posible que una mala posición o un gesto brusco, provoquen un pequeño sangrado.
  • Infección. Padecer infección de orina y/o algunas infecciones vaginales pueden provocar irritación o inflamación en el cuello del útero y por esta razón, sangrar.
  • Otros motivos.

Personalmente, una infección fue mi motivo. Al tener una fuerte infección de orina que no estaba bien curada, me provocó un sangrado que se complicó un poco más de lo previsto. Además, cuando fui a urgencias por segunda vez me hicieron un análisis más específico y también tenía arenilla renal, así que he estado con antibiótico y óvulos durante varios días.

Sobre todo es muy importante que en el momento de ver que hemos sangrado fijarnos en si es sangre roja o marrón, cantidad y si va acompañada de flujo. Esto es lo primero que nos van a preguntar en urgencias y les servirá para decidir si es algo grave o simplemente, como me pasó a mi, una infección que con antibiótico se puede curar.

Sé que esto es muy fácil decirlo una vez que ya ha pasado todo, pero no podemos evitar en ningún momento estos sangrados, así que vamos a intentar hacerlo lo mejor posible, tanto para el bebé (que reconoce perfectamente tus estados de ánimo) como por ti misma. Yo soy una persona muy paranoica y me cuesta mucho mantener la calma en momentos así, pero también reconozco que me he sorprendido de mi misma, ya que me lo he tomado con mucha tranquilidad. Lo único que hice en su momento fue avisar a Manu sin alterarme demasiado e intentar ir lo más rápido posible. Ya verás que una vez en urgencias, te tratan de forma prioritaria y salís de duda. ¡Y los nervios no habrán servido para nada!

¿Tu también sangraste en tu embarazo? ¿A que fue debido? ¿Algún consejo?

¡Atención! Escribo todo esto según mi punto de vista y experiencia. En ningún momento es una opinión medica ni sustituye una visita a tu ginecólogo o a tu médico. 

Los comentarios están cerrados.