cortar el pelo al bebé

Hemos pelado a Manuel

Cortar el pelo al bebé es una decisión que hay que tomar en frío. Porque luego no hay marcha atrás e igual nos arrepentimos de haber cogido la máquina o de llevar al peque a la peluquería. Que sí, que el pelo crece, pero el bebé cambia totalmente y hasta que vuelva a tener melena van a pasar unas cuantas semanas. En mi caso me voy acostumbrando poco a poco a la cabeza pelada de Manuel, pero al principio pensé “oh no, ¿que hemos hecho?“. Seguir leyendo “Hemos pelado a Manuel”

mi hijo no levanta la cabeza

Mi hijo no levanta la cabeza

Tengo que reconocer que he estado buscando ejercicios porque mi hijo no levanta la cabeza y me tiene preocupada la situación. Manuel ya tiene tres meses y medio y aún le cuesta levantar la cabeza. La gira para los lados, si lo pongo en brazos de pie la aguanta, pero al marranillo lo pongo boca abajo y se queda tal cual. Parece que el niño me ha salido vago. Por eso he tomado una decisión.

Seguir leyendo “Mi hijo no levanta la cabeza”

crisi de los tres meses

Crisi de los tres meses

Ahora mismo estoy pasando la crisi de los tres meses con Manuel. Pero vamos, ahora mismito. Lleva lloriqueando todo el día. No es un lloro con lagrimas, es una queja que va subiendo de tono hasta que se vuelve un grito. ¿Que quiere? Teta, mimos, más teta, un poquito más de teta y estar en brazos. Y vuelta a empezar. ¿Que es lo más curioso? Que si salimos a la calle, se le pasa todo lloriqueo. 

Seguir leyendo “Crisi de los tres meses”

piso pequeño y bebé

Piso pequeño y bebé ¡Es posible!

Piso pequeño y bebé a la vista. ¿Es esta tu situación? Hace ya algunos meses te hablé aquí y aquí de como criar a un bebé en un piso pequeño (que lejos quedan esos post) pero es ahora, una vez que Manuel ya está con nosotros, cuando te puedo asegurar que sí, que se puede. ¿Es cómodo? Muchas veces no. ¿Es agobiante? Paso palabra. Pero sobre todo, es perfecto para el bebé y para ti si eres primeriza y necesitas tener a tu bebé muy cerca.  Seguir leyendo “Piso pequeño y bebé ¡Es posible!”

muerte subita del lactante

Muerte súbita del lactante

Es decir muerte súbita del lactante y me entra un escalofrío. Creo que es uno de los temas que más me preocupan desde que me enteré que estaba embarazada. Junto a la posibilidad de que mi hijo enferme en los primeros meses de vida, la muerte súbita del lactante hace que me plantee muchas cosas y lea todo lo que pueda sobre el tema. Después de mucho preocuparme, he llegado a la conclusión de que puedes hacer ciertas acciones para evitarlo al máximo posible, pero si tiene que pasar, pasará. 

Muerte súbita del lactante ¿QUÉ SIGNIFICA?

La muerte súbita del lactante se cree que es un fallo respiratorio, una incapacidad del bebé para emerger del sueño (profundo, probablemente) y asumir la respiración después de un episodio de apnea (descripción sacada de la página de Alba Lactancia Materna). Yo entiendo que, si el bebé en los primeros meses solo tiene dos estados del sueño, es en uno de ellos, en el profundo, donde no puede despertar. Es muy triste, pero creo que es realmente importante informarse y evitar en lo máximo posible todo lo que podamos las situaciones que pueden provocar este síndrome.

Respecto a la entrada de ayer y al colecho, me he estado informando y, siempre bajo unas medidas de seguridad básicas, se puede rebajar el riesgo de muerte súbita del lactante si el bebé duerme con los padres. Es importante que la madre no fume y que los padres no hayan tomado drogas y/o alcohol. Entiendo que toda situación que pueda provocar riesgo en el bebé se debe evitar, pero esto lo doy por hecho.

Poquito a poco evito pensar en este tema, pero tengo que reconocer que al principio era para mi una obsesión. Incluso no quería que el bebé durmiese sobre una mantita porque había leído que es mejor que duerman sobre plano. En fin, ninguna obsesión es buena, pero sí estar informada. Ya he hablado de la página Alba Lactancia Materna y si os interesa este tema os recomiendo este artículo donde habla más específicamente de este síndrome.

¿Te preocupa este tema a ti también? ¿Crees que se puede evitar de alguna forma? ¿Conocías la página de Alba Lactancia Materna?

la nueva rutina

Y de repente te das cuenta…

Y de repente te das cuenta de que no puedes con todo. Que tienes ilusión, ganas, que has cumplido tu sueño de ser madre. Y aún así te das cuenta de que te queda mucho por aprender. Intentas tirar para adelante, porque antes eras tu sola y te cargabas a la espalda lo que fuese y quitabas tiempo de cualquier tontería para dedicarlo a limpiar, a cocinar, a lavarte el pelo, a ponerte guapa, que no dejaban de ser más tonterías por hacer.

Pero ya no eres una. Ahora sois dos. Y ese uno que es todo y que se ha unido a ti para siempre vale más que todo tu mundo. Y ya no son tonterías. Ahora tenerlo en brazos no es una tontería, ni darle de comer, ni cantarle una canción. Ya no puedes dividir tu día en horas, en organizaciones bien montadas que siempre llevabas a cabo pasara lo que pasara. 

Ahora te das cuenta de que los minutos son horas. De que no puedes plantearte darle de comer en diez minutos, cambiarle el pañal en dos y bañarlo en quince. Porque te fijas en su mirada y el solo hecho de darle de comer se transforma en minutos interminables. Porque intentas cambiar el pañal con destreza y rápidamente, pero de repente, sin saber como, está el body lleno de algo grumoso y con aspecto de mostaza (nunca miraré a la mostaza igual), la ropita mojada de pis y el niño llorando como un loquito (¡que pulmones!). Y ya te dan igual los dos minutos establecidos; lo coges, le cantas, pones voces, haces muecas, te inventas cuentos, historias y lo que haga falta para que no llore más. Y no porque te moleste el ruido de sus lloros, sino porque te entran ganas de llorar a ti solo de ver el pucherito tan gracioso y tan triste que pone. 

Y te empiezas a dar cuenta de que tu vida se ha ido desmoronando poquito a poco y que lo que estás creando vale mucho más que todo lo que tuviste algún día. Y aún así, aún sabiendo que eres más feliz que nunca, que tienes todo lo que un día soñaste, necesitas aprender a dejar de contar horas, minutos y segundos y aprender a vivir esas horas, esos minutos y esos segundos.

¿Te está costando (o te costó) adaptarte a la nueva rutina de un bebé? ¿Algún consejo para sobrellevar estos días de locura?

1 mes de vida

Manuel cumple 1 mes de vida ¡Felicidad!

1 mes de vida… ¡Ya ha pasado un mes! Y cada día, aunque dirás que soy una ansías, Manuel es menos bebé. O más, según como se mire. 

Hace un mes que no pesaba casi, que lo cogíamos con mucho miedo, como si se nos fuera a caer. Hoy no sé cuanto pesará (mañana tengo pediatra) pero cerca de los cuatro kilos seguro. Y salió del hospital con 2.800 kg… Parece que no, pero un kilo se nota. Sobre todo cuando lo tienes en brazos unas cuantas horas al día.

1 MES DE VIDA ¿QUE HA CAMBIADO?

En este mes Manuel ha aprendido…

  • A pedir la teta cuando no quiere estar en otros brazos.
  • Que la cama de los papis es más cómoda que su cuna. 
  • Sabe como llorar para que corramos a ver que le pasa. Y si lo cogemos, ¡ups! no le pasa nada.
  • Sabe que el carro es salir de paseo, así que se está en silencio y disfrutando. ¡Le encanta salir de paseo!
  • Ya fija un poquito más la vista y nos mira directamente a los ojos ¡y nos derretimos!

Y yo he aprendido…

  • Que un bebé no es un flan, que se le puede coger y achuchar sin que le pase nada.
  • Que soy capaz de dormir sin mover un músculo y ser totalmente consciente de que está a mi lado.
  • Que da igual lo que me digan, al primer sollozo necesito correr a ver que le pasa (aún sabiendo que no le pasa nada).
  • Que soy capaz de cambiar un pañal en tiempo récord para evitar un lloro/grito de esos que dan miedo.
  • Que da igual las veces que pida de comer, cada dos horas, cada media o cada cinco minutos… ahí estoy.

Solo he querido poner cinco puntitos en cada caso, porque la verdad es que este mes ha sido un mes de aprendizaje brutal. Da igual que sea educadora infantil, que haya visto muchos bebés y que hasta ahora me creyese una buena cuidadora. Tienes un bebé y todo tu mundo se desmorona y se vuelve a crear pero muy distinto a como era. Ya nada de lo que eras sirve, ya no eres tu, no eres esa persona que hasta ahora pensabas que valía. Ahora eres mamá y el mundo es diferente. Cada día aprendes, cada día te conoces un poquito mejor y conoces al bebé que ha cambiado tu vida. A pesar del cansancio, de no saber muchas cosas, soy (somos) muy felices.

¿Que destacarías del 1 mes de vida de tu bebé? ¿Te imaginabas que sería así? Y feliz mona/ pascua :)