Quién quiero que esté en mi parto

Decisiones difíciles entorno al parto

Cuando me quedé embarazada me pensaba que todo era alegría y color y que feliz vamos a ser todos. Y no. Sobre todo en lo que se refiere al parto. Hay decisiones que, sin incumbir a otras personas, parece que se deben tomar en reunión y tener en cuenta todas las opiniones. Y yo, que como dice mi madre soy muy rara, he decidido que esto no va a ser así.

Hasta llegar a este momento he pasado por otros no tan claros. Cuando (casi) todo el mundo te dice que lo que vas a hacer no está bien, que eres egoísta, que eres rara, que nadie lo hace así… pues piensas que igual estás equivocada. O equivocados, más bien, porque esta ha sido una decisión tomada en pareja y sin discusión. Los dos, tanto Manu como yo, teníamos claro que en nuestro parto no queríamos a nadie. Es un momento único, en el que vamos a tener nuestro primer hijo y donde no sabemos como nos vamos a comportar, si necesitaré gritar o mucho silencio, así que como va a ser nuestra primera vez, queremos que sea nuestra.

ES NUESTRO PARTO, SON NUESTRAS DECISIONES

Y digo nuestro porque aunque sea yo la que de a luz, tengo la suerte de que Manu se está involucrando mucho. Vamos juntos a todas las ecografías, a la comadrona… Y aunque hay algún día que no ha podido venir por trabajo, sé que no le ha gustado. Aunque yo lo lleve dentro, tengo claro que es nuestro y las decisiones, aún embarazada, son de los dos.

Cuando empezamos a hablar del parto, los dos dimos por hecho que ese momento debería ser nuestro. Tanto en el parto como en las horas posteriores. La verdad es que estoy deseando estar los tres, nuestros primeros momentos. Si todo va bien, seré yo la que tenga el primer contacto piel con piel, pero me gustaría que una vez llegados a la habitación, Manu también conociera al pequeño. Y que se (nos) conocieran solos, sin tener que poner buena cara, sin compartir ese momento. Seré egoísta pero queremos que sea así, y así va a ser.

¿Cómo viviste tu parto? ¿También quisisteis estar solos o preferisteis compartir el momento? ¿Se respetó vuestra decisión?