cosas que escribí mientras se me enfriaba el café

Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café – Isaac Pachón

Inauguro esta sección de lecturas recomendadas con el libro “Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café” de Isaac Pachón. ¿Qué no lo conoces? Ahora mismo te hablo sobre su libro y seguro que acabas yendo a comprarlo. 

Empezaré diciendo que es un libro de relatos cortos, con mucho sentimiento y que se leen en cualquier ratito de principio a fin (muy importante si eres madre y tienes poco tiempo para leer). 

Seguir leyendo “Cosas que escribí mientras se me enfriaba el café – Isaac Pachón”

tejer con dos agujas

Tejer con dos agujas – Principiante

¡Me encanta tejer con dos agujas! Pero la verdad es que por mucho que me ponga, siempre acabo tejiendo dos puntos y dejándolo porque el peque me reclama, así que soy una eterna principiante. Cuando no tenía al peque sí que hacía más cositas, pero muy sencillas. Y ahora veo tantas cosas bonitas tejidas, que me estoy empezando a animar de nuevo. 

Si eres una principiante como yo en el tema de la lana, seguro que estas cinco páginas web/ blogs te son de utilidad para empezar un proyecto bonito.

Seguir leyendo “Tejer con dos agujas – Principiante”

chupeteros consejos costura

¿Cómo hacer chupeteros seguros?

Como sabes, la idea de la tienda surgió a partir de mis creaciones con chupeteros, y durante todo este tiempo me he ido informando (y formando) para crear productos seguros para los más peques de la casa.

Uno de nuestros objetivos más importantes es la seguridad; la creación de productos artesanales no tiene ni debe estar exenta de seguridad. Y más cuando hablamos de productos infantiles que van dirigidos a lo más importante que tenemos en nuestra vida. Por este motivo, y porque veo que los chupeteros son unos de los productos que nos animamos a hacer en casa más a menudo, me he permitido hacer esta lista de cinco puntos a tener en cuenta cuando nos ponemos delante de la maquina a hacer chupeteros:

5 consejos para coser chupeteros seguros

  1. En cumplimiento de la normativa EN12586 la cinta del chupetero no debe medir más de 22 cm de longitud. Es muy importante cumplir esta normativa para evitar ahogamientos en los peques.
  2. Snaps de seguridad. Hay muchos tipos de snaps (cierres) pero no todos son seguros. Tienen que quedar suficientemente fuerte para que el pequeño no pueda abrirlo solo y se necesite la acción de un adulto.
  3. Pinzas resistentes a la saliva y al sudor, libres de níquel y sustancias tóxicas. Para poder cumplir esto, es importante que el proveedor sea de confianza y así lo certifique.
  4. Costuras fuertes y seguras. Aunque muchas veces puede dar pereza ponerse delante de la maquina de coser, es mejor asegurarse de una costura fuerte que hacerlo a mano y que exista la posibilidad de que la costura de deshilache y la pinza quede suelta.
  5. Presencia de un adulto. A pesar de seguir todos los consejos anteriores, yo siempre recomiendo no dejar al pequeño con este tipo de productos sin presencia de un adulto. Esto implica no dejarle el chupetero para dormir, por ejemplo.

Como puedes ver, aunque hacer un chupetero no es excesivamente difícil, sí es importante tener en cuenta la seguridad en todo momento. En mis inicios, y cuando empecé a hacer cositas para mi misma, muchas veces olvidé (o lo ignoraba) que hay algunos pasos que no se deben ni se pueden saltar. 

Así que ya sabes, si quieres un chupetero seguro y peronalizado pero no te atreves a hacerlo en casa, puedes entrar en la tienda y elegir el que quieras. ¿Has visto los nuevos chupeteros de Batman vs Superman? Y si quieres algún chupetero en concreto puedes escribirnos a info@nannymoon.com o ponerte en contacto en el 634 95 45 80 (whatsapp o llamada). 

¿Te has animado alguna vez a hacer algún producto infantil en casa? ¿Añadirías algún consejo más de seguridad para hacer chupeteros?

Blogs para bloggers – Cinco blogs que me encantan

Hoy te quiero hablar de 5 blogs para bloggers que a mi me han sido (y me están siendo) de mucha utilidad. Ya sabes que los jueves traeré esta sección, donde hablaré de blogs, bloggers, SEO… En fin, todo lo que me ha ayudado a mi y es posible que a ti también te pueda ayudar. A veces necesitamos un empujoncito y espero que esta lista te inspire un poquito.

5 blogs para bloggers

 LISTA DE 5 BLOGS PARA BLOGGERS

  • Oye Deb. Llevo mucho tiempo leyendo todo lo que escribe, viendo sus vídeos e incluso tengo alguno de sus productos. Me gusta lo que escribe, como escribe y lo que transmite. Habla para mujeres que quieren emprender de una forma directa y con mucha energía (y optimismo, que también es necesario).
  • Mamá, quiero ser blogger. ¿Alguien no conoce a Is? Después de montar su otro blog y ver que le funcionaba, abrió este donde nos habla de como tener un blog de éxito. Además ahora tiene un training gratuito donde asegura que después de este curso podrás ganar 1.000 € menusales con tu blog. Fácil no será, pero ¿que pierdes por intentarlo?
  • 40defiebre. Totalmente diferente a los dos anteriores, nos habla de como posicionar nuestro blog y de distintos temas que nos pueden ayudar a tener un buen blog. Aunque no es tan cercano como los anteriores, creo que es una buena página a tener en cuenta. Hay artículos muy buenos y muy fáciles de entender.
  • Personalización de blogs. Blanca tiene tantos amigos como enemigos. Tiene un estilo muy propio que puede gustar mucho o no gustar nada. Pero eso no significa que no tenga un buen blog. Aunque yo trabajo con wordpress y ella sobre blogspot, tiene muchos post interesantes.
  • El perro de papel. Celia también es muy conocida en la blogosfera y tiene muchos cursos económicos (y algunos gratuitos) que ayudan a inspirarte y a tener un blog más apañado. He hecho un curso con ella y la verdad es que me ha servido de mucho y he podido ir mejorando cositas poco a poco.

Hay muchísimos más blogs que sigo y me encantan, pero iré poniendolos poquito a poco para no cansarte.

¿Conocías estos blogs? ¿Que te parecen? ¿Tienes algún blog imprescindible que añadir a esta lista?

tengo un blog y no funciona

Tengo un blog y no funciona

Hoy quiero decirte que tengo un blog y no funciona. O podría funcionar un poco mejor. Me explico. Me siento un poco tonta por empezar esta sección. Me he centrado tanto en el embarazo, que últimamente parece que solo sé y puedo hablar de ese tema. Y es algo que, como en la mayoría de ocasiones, me he impuesto yo misma. 

Pero ya sabes que me muevo mucho por el mundo del Interné y poquito a poco estoy aprendiendo muchas cosas que también te pueden interesar a ti. Así que, al igual que hace un par de semanas inauguré la sección de los viernes dedicada a la tienda, a partir de ahora los jueves hablaré sobre el mundo 2.0. ¿Que te parece? Empecemos, pues. 

TENGO UN BLOG Y NO FUNCIONA ¿TE SUENA?

Y puedes cambiar la palabra blog por tienda, producto único, curso… lo que quieras. Las personas que normalmente se mueven fuera del mundo online se piensan que es poner algo a la venta o escribir cuatro palabras y directamente puedes dejar de trabajar. Ojalá. Esto cuesta. Y cuesta mucho. 

Yo imagino el mundo online como un centro comercial enorme y muy posiblemente cuando empezamos nuestro blog, este está ubicado en una sección apartada y casi sin transito de personas. Así es como empezamos todos ¿verdad? Poquito a poco vamos ganando (muchas veces no significa dinero, sino visibilidad, comunidad…) y nos vamos desplazando a una callecita más céntrica. Y con un poco de suerte, en un tiempo que puede ir de meses a años, a la calle mejor posicionada. ¿Pero como llegamos hasta ahí? Pues trabajando. Y mucho. 

Esto no se trata de ir a la oficina de 9:00 h. a 15:00 h., hacer tu faena e irte para casa. Y mañana será otro día. Esto es que te levantas por la mañana y piensas en tu proyecto. Y mientras preparas la comida, piensas en que escribir. Y mientras te estás duchando, piensas en como mejorar esa sección que vale mucho pero a la cual no le estás sacando partido. Y a la noche, ya viendo alguna película y cuando en teoría debes desconectar, piensas que igual deberías conectarte un momentito y poner al día las redes sociales. Y así día tras día. No hay sábados ni domingos. Y mientras tanto sigues pensando… “tengo un blog y no funciona” ¿Pero porque? ¿No es tan fácil?

Puede ser que te pierdas por el camino algunos cafés con tus amigas, que dejes libros sin leer, que decidas darte ese baño relajante otro día, que vayas atrasando el momento de ver un capítulo de tu serie… Y lo haces porque estás convencida de que un día todo el esfuerzo habrá valido la pena. O porque recibes un comentario simpático de otra bloguera. O porque cada vez que llega un pedido se te dibuja una sonrisa. O porque recibes mensajes dándote las gracias por el esfuerzo de conseguir el regalo ideal. 

Yo antes no lo valoraba. Leía un blog y lo veía fácil. Incluso es posible que en algún momento también dijera la frase de la que tanto me quejo ahora. Pero de todo se aprende. Así que si estás leyendo esto (¡gracias!) tengas o no tengas blog, cuidado con lo que dices porque detrás de unas simples palabras, del producto más sencillo, del curso más básico… hay muchísimo trabajo.

¿Crees que se valora el trabajo que hay detrás de un blog? ¿Crees que las personas que no se mueven en el mundo online entienden el trabajo que hay detrás?