Vida laboral embarazada

Trabajo y embarazo

Empiezo el lunes con una decisión muy difícil. Hace un mes me cogieron para un trabajo de administrativa, muy de lo mío y muy sencillo. No tiene riesgos, estoy todo el día sentada y son seis horitas seguidas al día, por lo que quitando malestares del día a día, puedo hacer mi trabajo correctamente y muy requetebien.

Cuando me cogieron hace un mes, tenía muy claro que no iba a decir que estaba embarazada. Tenía tan solo unas semanas de embarazo y aún estás en esos momentos en que todo puede pasar, así que no lo sabían algunos de mis amigos más cercanos, no lo iba a saber mi jefe. Pero cuando llegué a firmar, el jefe me comentó que mejor empezara en septiembre, que en agosto cerraban por vacaciones. Genial, ¿no? Pues no. Porque ahora ya he pasado los tres primeros meses y ahora ya sí que mi moral o como se quiera llamar no me permite firmar sin decírselo. 

He tenido opiniones para todos los gustos. Que mejor se lo dijera, que mejor no, que una vez firmado el contrato, que de aquí un mes o cuando fuese imposible ocultar la barriga. Dejando de lado que yo he sido muy barriguitas desde siempre y ya se empieza a notar bastante, me parece feo ocultar algo así, que no es ni malo ni, en mi caso, influye en el trabajo. Está claro que puede que de aquí un mes mi médico me haga coger la baja por algún tema relacionado con el embarazo, pero es que ¿quién te asegura que otra persona no se rompa un brazo que le impida hacer el trabajo? 

Me parece feo también que en el momento de decirlo voy a tener que justificarme que estoy bien, que no tengo embarazo de riesgo, que soy una profesional e intentar restar todas las preocupaciones que sé que se le van a venir encima en cuanto le cuente mi estado de buena esperanza a mi señor jefe. 

Y ya por último, me parece realmente muy feo que vivamos en un mundo donde haya que justificar tú embarazo, donde parece que tener un hijo te resta valía como profesional y donde es muy posible que mañana os traiga la noticia de que no, de que finalmente no tengo trabajo. 

5 comentarios en “Trabajo y embarazo

  1. Pues yo, qué quieres que te diga… Sé que voy a sonar como una arpía horrible y desconsiderada, pero yo no se lo diría antes de firmar. ¿Por qué? Pues por una simple razón: porque te iban a coger y puede que no lo hagan por estar embarazada. ¡Y eso es discriminación! Claro que, si no firmas, tampoco tendrás pruebas para demostrarlo.
    Es una situación complicada, pero piénsalo al revés: ¿si fueras un hombre, dirías antes de firmar que tu mujer está embarazada de 3 meses?
    Además, siempre puedes decirles que te acabas de enterar cuando estés de 6 meses jajajaja hay muchas mujeres que se enteran el mismo día del parto ;)
    Cuéntanos qué haces y qué decides al final y suerte tomes la decisión que tomes!
    Un besito

    1. ¡Al final todo salió bien y estoy trabajando! Contrato de tres meses y ya veremos, pero algo es algo y estoy muy contenta. El trabajo está justo al lado de donde nos queremos ir a vivir y en un principio estoy sola, así que puedo relajarme en el momento en que veo que la barrigota no quiere trabajar más. ¡Gracias por tu consejo! Casi casi no lo digo… jeje

  2. This is very attention-grabbing, You are an excessively skilled blogger.
    I’ve joined your feed and look forward to in quest of more
    of your excellent post. Also, I’ve shared your website in my social networks

  3. I’m really loving the theme/design of your website. Do you ever run into any browser compatibility issues?
    A small number of my blog visitors have complained about my blog not working correctly
    in Explorer but looks great in Safari. Do you have any suggestions to help
    fix this issue?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *